Mujer CrossFit

(Entrevista RX Magazine)

Kerry Clark es una crossfitter desde hace año y medio, que después de una lesión en un tobillo, salió mucho más fortalecida de lo que jamás imaginó. El caso de ella es una prueba más de que el Crossfit no sólo demostró su escalabilidad, sino su poder para hacernos crecer como personas.

En esta entrevista pudimos hablar con ella y  aprender acerca de su experiencia de practicar CrossFit incluso con una pierna escayolada o enyesada.

¿Cuánto tiempo llevas haciendo CrossFit y cómo lo conociste?

Llevo haciendo CrossFit un año y medio. Una buena amiga mía ya lo practicaba y me intentó convencer para probarlo. Ella sabía lo aburrida que estaba con mis rutinas de gimnasio, así que lo probé y ¡me enamoré! ¡Nunca volví a un gimnasio convencional!

¿Cómo surgió tu lesión?

Me rompí el tobillo en una competencia (The Warrior Dash), casi al principio de la carrera pero al no saberlo, seguí corriendo hasta el final, unos 5 kilómetros, ¡Completé casi toda la competencia excepto un último obstáculo!

¿Cuándo supiste del alcance de la lesión, qué pasó por tu cabeza respecto continuar haciendo CrossFit?

Estaba muy preocupada pensando en cómo le haría para seguir mi entrenamiento y si iba a poder seguir haciéndolo durante el proceso de recuperación. Sabía que sería duro ya que mi rutina diaria ya implicaba una práctica habitual de CrossFit.

Eres un gran ejemplo de cuán escalable es el Crossfit. Te he visto haciendo pull-ups con peso (tu escayola-yeso) ¡o incluso Cleans! ¿Cómo fue entrenar con una lesión de este tipo?

Fue increíble para mi darme cuenta de todo lo que podía hacer incluso con la pierna inmovilizada y lo retadores que podían ser los WODs tan escalados a comparación del WOD original.

¿Qué fue lo más importante durante todo este proceso: coaches, fuerza interior?

Los coaches de Guerrilla Fitness (Morristown, NJ) fueron realmente increíbles. Me animaron en todo momento a continuar entrenando y me ayudaron con adaptaciones muy creativas. No lo podría haber hecho sin ellos. Quiero dar las gracias en especial a Derek, que me ayudó en esos días con WODs alternativos sintiendo un gran esfuerzo físico.

¿Qué adaptaciones has hecho en tus WOD’s?

Durante dos meses he hecho remo a una pierna (la otra descansaba en el suelo), kettle-bells, presses, cleans (con la piernas descansando en un box jump) y por supuesto movimientos de gymnastics (pull ups, k2e,t2b…) pero con peso (mi propia escayola de 5lbs) ¡Esto ayudó a mi kip, incluso una vez, ya no tenía mi bota!

¿Qué tan importante fue el apoyo de la comunidad en el proceso?

¡Realmente importantísimo! Después de la lesión todo el mundo me ayudaba a preparar mi estación en el box y toda la comunidad ha estado animándome y dándome palabras de aliento que me hacían más fuerte. ¡Nunca me había sentido tan bien en este aspecto! Mucha gente me hizo sentir muy bien cuando se me acercaban (incluso la gente nueva) y me expresaban la admiración que sentían al ver a alguien con una lesión de este tipo y que continuara entrenando.

¿Haz aprendido algo que pueda ayudar a la gente con alguna lesión?

Definitivamente, Crossfit es altamente escalable. NUNCA te quedes en casa pensando que no puedes hacer un entrenamiento o movimiento, SIEMPRE hay una adaptación que no significa que sea más sencilla.

Fuentes:  RX MAGAZINE, Nat Díez.

Anuncios